Fotos: Lucie Griffiths y James Huntly Photography

El intento de romper el récord de 1 hora es una prueba sin refinar de la capacidad física y mental de un ciclista para ver cuán lejos puede llegar en el transcurso de una hora. Este récord se ha considerado durante mucho tiempo como el desafío máximo y más puro dentro del ciclismo en pista de resistencia. Pero, ¿Cuáles son los factores determinantes para batir este récord? ¿El tipo de pista? ¿La capacidad aeróbica? ¿La densidad del aire y la aerodinámica? Seguro, todos estos son elementos que contribuyen a las ganancias marginales de un atleta. Pero quedan más preguntas sobre los factores neuromusculares en juego, y la electromiografía (EMG) puede proporcionar algunas de esas respuestas.

DELSYS 7

Se puede obtener información cualitativa especulativa a partir de las autoevaluaciones de los ciclistas sobre cómo se “sienten” sus músculos durante una carrera. Sin embargo, con las tecnologías portátiles, los datos cuantitativos de activación muscular durante la carrera pueden proporcionar una evaluación neuromuscular a entrenadores y atletas.

Durante una sesión de entrenamiento en preparación para el intento de romper el récord de 1 hora, se posicionaron sensores Delsys Trigno Avanti sobre varios de los músculos clave, con el objetivo de informar y afinar los pequeños márgenes que se necesitan para batir récords.

Tanto Dan como Joss contaban con el apoyo de Mehdi Kordi, cuya experiencia se centra en el rendimiento neuromuscular de ciclistas de élite. Mehdi nos dio una idea de cómo se pueden implementar los datos de EMG en un plan estratégico para mejorar la producción de energía en el ciclismo.

“Los datos de EMG nos permiten, como entrenadores, comprender una variedad de métricas sobre el rendimiento neuromuscular. Los datos en carrera permiten una evaluación crítica de la aparición de la fatiga y cómo esto puede alterar la mecánica y el reclutamiento de los músculos para la generación de energía. También podemos evaluar cualquier asimetría que se produzca entre las extremidades y cómo esto podría traducirse en una pérdida de potencia o una técnica ineficiente”, explicó Mehdi.

Ocho meses después de la prueba con los sensores EMG de Delsys, Joss y Dan estaban listos para enfrentar sus respectivos desafíos. Toda la preparación se había reducido a este momento.

Dan tenía como objetivo romper el récord británico de Sir Bradley Wiggins con una distancia de 54,526 km, mientras que Joss buscaba tomar el récord mundial de Vittoria Bussi con una distancia de 48,007 km. Ambos requerirían un esfuerzo monumental y optimizar cada nivel de rendimiento sería fundamental.

“Siempre he buscado reducir la resistencia que provoca el aire. Esto se ha logrado optimizando mi posición, mis opciones de vestimenta y equipo. Estas intervenciones reducen eficazmente las demandas de potencia para circular a una velocidad récord. Después de controlar estos elementos, era importante centrarse en los factores biomecánicos que aumentarían la generación de fuerza propulsora, aumentando efectivamente mi potencia disponible durante toda la prueba. Aquí es donde los sensores EMG nos permitieron recopilar más información para optimizar la producción de fuerza muscular, especialmente en las últimas etapas de la carrera, cuando la fatiga puede comenzar a aparecer”, comentó Dan Bigham.

Después de una hora de determinación y conducción en la cima de la forma física, ¡lo habían logrado! Dan rompió el récord británico con una distancia de 54,723 km y Joss se convirtió en la nueva poseedora del récord mundial femenino con una distancia de 48,405 km.

 

Hablando después del evento, Joss señaló: “Ser poseedor de un récord mundial es surrealista. Muchas semanas, meses y años de arduo trabajo y preparación me han permitido lograr este desempeño, y aún es difícil de comprender. Estaba muy feliz con mi recorrido y saber que mis capacidades musculares, deducidas de los datos de EMG durante la sesión de entrenamiento, se mantendrían con la potencia requerida durante la hora, realmente me ayudó. Ese conocimiento fue un gran beneficio para mantener la fe y mantener mi ritmo durante todo el intento de récord”.

 

Los datos EMG, proporcionados por sensores livianos y sencillos, pueden proporcionar este tipo de información crítica a los atletas de alto rendimiento. Cuando los márgenes de éxito son tan pequeños, cualquier dato agregado a un régimen de entrenamiento puede marcar grandes diferencias. Entonces, ¿por qué no aprovechar al máximo la información disponible?

Para obtener más información sobre la biomecánica del ciclismo y la información proporcionada por los datos EMG, escríbenos a través de info@rivas-group.com o rellena el siguiente formulario de contacto.

¿Quieres saber más de Delsys?

    ¿Quieres saber más de Movella?